Termas y decumanus. Foto: A. Guillén Inicio