Twitter Facebook Instagram Youtube

¿Qué hacer si tengo las tuberías de plomo?

La presencia de tuberías de plomo, material frecuente en las construcciones anteriores a 1980, a menudo altera la calidad del agua en los grifos de la ciudadanía. En determinadas condiciones, parte del plomo de las tuberías puede ser liberado en el agua de consumo y llegar a superar el límite legislado.

El plomo puede ser tóxico por la salud humana, por lo que se recomienda sustituir todas las partes de plomo de las redes internas. Hay medidas que minimizan la exposición al plomo, como son:

– Dejar correr el agua del grifo un rato antes de beberlo para conseguir una renovación del agua retenida en las tuberías, sobre todo si no se ha consumido el agua en un período largo de tiempo.

– Es recomendable no utilizar el agua caliente ni para beber ni para cocinar, puesto que es posible que contenga una mayor concentración de plomo.