Twitter Facebook Instagram Youtube

Se trata de un gran parque (ocupa 6,1 hectáreas), inaugurado en diferentes fases entre 1990 y 1999, y delimitado por la avenida de Salvador Espriu, la avenida de Caritg y la calle de Pere Martell, en el barrio de Sistrells.

Al encontrarse sobre una colina, el parque ofrece vistas privilegiadas de la ciudad de Badalona y del mar. Sus dimensiones ofrecen también la posibilidad de aislarse totalmente del ruido generado por la ciudad.

Parque de estilo forestal, aglutina a un gran número de especies mediterráneas. La montaña se rodea de caminos de sablón, algunos de los cuales aseguran la tierra con travesías de tren. En este parque encontramos pinos, encinas, olmos, tipuanas, braquiquítones, fresnos, palmeras y planta arbustiva como los romeros, los marhojos, los lentiscos, las ginestas, los cotoneásteres, las hiedras y las estepas.

Un poco de historia.

Varias excavaciones efectuadas durante la primera mitad del siglo XX pusieron al descubierto diversas sepulturas paleocristianas. Estos entierros se hacían en cementerios romanos ubicados cerca de la Vía Augusta, que pasaba junto a la montaña. Actualmente los restos han desaparecido, ya que durante muchos años hubo una intensa extracción de arcillas para los tejares desde hace más de dos siglos.

Gracias a su situación privilegiada, durante el siglo pasado se utilizó como posición defensiva, por lo que el ejército español lo ocupó hasta los años ochenta.

Archivos relacionados