Twitter Facebook Instagram Youtube

Es el fondo más característico de Badalona y, aunque no lo parezca, encontramos una gran diversidad de organismos. La arena es un sustrato que con las ondas y las corrientes marinas se mueve, lo que hace muy difícil el arraigo de algas y animales que necesitan un sustrato sólido para fijarse. Además, la granulometría de la arena es variable según la profundidad debido al hidrodinamismo. Así, a medida que ganamos profundidad, la arena es más fina, hasta que en torno a los 20 metros de profundidad ya podemos decir que el fondo es de barro. Los animales que encontraremos presentan unas adaptaciones muy marcadas que les permiten vivir y al mismo tiempo pasar desapercibidos en un medio tan hostil.