Twitter Facebook Instagram Youtube

Medio físico y climatología

El medio físico

La parte de la Cordillera correspondiente al municipio de Badalona forma parte del extremo meridional de la Cordillera de Marina, en un subsector llamado la Conreria. El relieve , con formas generalmente redondeadas como consecuencia del modelado de los materiales graníticos iniciales, no presenta grandes altitudes, pero su proximidad al mar hace que haya fuertes pendientes.

Los aspectos que dan mayor singularidad al medio son el modelado de las rieras y la erosión que actúa diferencialmente sobre materiales graníticos predominantes de diferente dureza. Así tenemos la línea de cresta, separada de otra línea de colinas como Boscà, Miravitges, etc., que, separados a la vez por el conjunto de rieras y torrentes, configuran un paisaje en cuadrícula.

En cuanto a los materiales, se pueden distinguir tres grupos distintos. En el sector occidental del término se encuentran granodioritas en las partes más elevadas cortadas por un dique de pórfidos y numerosos diques de aplitas. Son materiales que al tener más dureza se erosionan en menor medida que los otros materiales que hay a su lado. Este hecho, junto con su vulnerabilidad a la erosión, hace que se constituyan las colinas. En segundo lugar, existen materiales del triásico que ocupan el sector norte oriental, básicamente calizas, margas rojas y yesos. En tercer lugar, existen materiales del mioceno de origen pluvial formados por conglomerados, areniscas y arcillas rojas.

En cuanto a la vulnerabilidad del medio físico, la facilidad de alteración de los materiales graníticos que da una abundancia de suelos saulonenses conjuntamente con las fuertes pendientes -superiores al 30% en algunos lugares- hace que nos encontremos en un lugar de gran erosionabilidad. Afortunadamente, el modelado del paisaje realizado por la mano de los antepasados con el cultivo de la viña y otros cultivos ha configurado un paisaje en terrazas que ha evitado globalmente esta erosión que se concentra básicamente en márgenes, caminos, senderos y arroyos.

La climatología

La Cordillera de Marina recibe la influencia del clima mediterráneo litoral. Éste, que en términos generales se considera un clima templado, proporciona unos veranos cálidos y bochornosos, y unos inviernos suaves, con alguna helada ocasional.

Las lluvias tienen un máximo al inicio del otoño, aunque en primavera también llueve bastante. Por término medio se recogen unos 600 l/m 2 anuales.

Esta cantidad de agua, pues, no está repartida a lo largo del año, y puede darse el caso de que no llueva en dos meses o que en un solo día caigan 150 l/m 2 . Esto influencia la vegetación y la erosión del suelo.

Así, a partir de la lectura de los datos tomados por las estaciones meteorológicas, se deduce que en Badalona, el mes con las temperaturas más altas es agosto, seguido de julio con poca diferencia. El mes que registra temperaturas más bajas es enero, seguido de diciembre y febrero. La máxima de las medias está cerca de los 30 ºC y la mínima no llega a 1 ºC sobre cero.

En cuanto a la lluvia, puede decirse que los meses más húmedos son septiembre y octubre, seguidos de mayo. Por su parte, los meses más secos son febrero y julio. Otro parámetro que caracteriza al clima mediterráneo litoral en Badalona es la humedad ambiental, debido a la proximidad con el mar. La media supera el 70%, lo que hace que las temperaturas máximas y mínimas sean menos extremas, pero al mismo tiempo más molestas para las personas.

Esta influencia del mar es menos notoria en la vertiente del Vallès de la Serralada, que, a pesar de tener el mismo clima, tiene unas características diferentes por su orientación al norte, lo que favorece otro tipo de vegetación.