Twitter Facebook Instagram Youtube

Las actividades relacionadas en los anexos I.1 y I.2 de la Ley 20/2009, de 4 de diciembre, de prevención y control ambiental de las actividades, están sometidas a una autorización ambiental.

Según el artículo 13 de la Ley 20/2009, ' Las finalidades de la autorización ambiental son las siguientes:
a) Prevenir y reducir en su origen las emisiones a la atmósfera, al agua y al suelo que producen las actividades y, al mismo tiempo, fijar las condiciones para gestionar correctamente estas emisiones, además de tomar en consideración el consumo de los recursos naturales y la energía, y, particularmente, en lo que se refiere a las actividades del anexo I.1, teniendo en cuenta la aplicación de las mejores técnicas disponibles.
b) Establecer todas las condiciones, mediante un procedimiento que asegure la coordinación de las diferentes administraciones públicas que intervienen en el otorgamiento de la autorización, para garantizar que las actividades sometidas a la Ley cumplen con el objeto.
c) Disponer de un régimen de prevención y control de la contaminación que integre en un solo acto la evaluación y declaración de impacto ambiental, las autorizaciones sectoriales en materia de producción y gestión de los residuos; de vertido a las aguas continentales, incluidos los vertidos al sistema público de saneamiento de aguas residuales, y los vertidos desde tierra hacia el mar; las determinaciones de carácter ambiental en materia de contaminación atmosférica, y la autorización de emisiones de gases de efecto invernadero. '