Twitter Facebook Instagram Youtube

Museo de Badalona

El Museo de Badalona conserva, estudia, documenta, divulga y expone el patrimonio histórico y la historia de Badalona desde sus orígenes hasta nuestros días.

Fundado en el año 1955, se puede visitar:
  • Restos de la antigua ciudad romana de Baetulo. Al subsuelo del edificio se conservan las Termas y los Decumanus, con una parte de las edificaciones y las calles de la zona próxima al forum. Este espacio arqueológico, de más de 3.400 m, es uno de los conjuntos de restos cubiertos más grandes de Cataluña. Hay expuestas piezas de gran valor histórico y artístico como el Vas de les Naus, procedente del poblado ibérico del Turó d'en Boscà, la Venus de Badalona, la Tabula hospitalis o los quicios de bronce de la puerta de la muralla que rodeaba la ciudad.
  • El Archivo Histórico que conserva la documentación municipal hasta el año 1945, así como numerosos archivos otras procedencias (empresas, entidades y particulares de Badalona) y de una amplia cronología, que permiten investigar y conocer la historia y la evolución de Badalona, sobre todo entre los siglos XIX y XX.
  • La hemeroteca local, que es la colección más completa que existe de las publicaciones periódicas aparecidas en Badalona desde el siglo XIX hasta la actualidad. Hay que remarcar, por su importancia y su valor histórico y patrimonial, el Archivo de Imágenes del Museo, que cuenta con un fondo de más de un millón de fotografías de la ciudad. La consulta de todos estos fondos es abierta al público.

Subseus del Museu

Situados muy cerca, se pueden visitar los yacimientos romanos museizados de la Casa dels Dofins, el Jardí de Quint Licini y el Conducte d’aigües. Otras subsedes que dependen del Museo son el poblado ibérico del Turó d'en Boscà, situado fuera del centro de Badalona, y la masía de Can Miravitges donde se presenta una exposición permanente que explica la vivienda y las transformaciones agrícolas del siglo XVIII, y que incluye algunas salas monográficas dedicadas en la obra del pintor Antoni Ros i Güell (1877-1954), último propietario del cortijo. Estos espacios, junto con otras joyas del patrimonio badalonés, como el monasterio de Santo Jeroni de la Murtra o el pont del petroli, están incluidos en la amplia oferta de visitas para grupos que ofrece el Museo.

Enlaces relacionados

Web Museu de Badalona

Imágenes relacionadas