Twitter Facebook Instagram Youtube

El Ayuntamiento de Badalona pide a la Generalitat una inspección técnica de los edificios que realizó la misma constructora que el de la calle Canigó para comprobar si deben reforzarse

El Ayuntamiento de Badalona pide a la Generalitat una inspección técnica de los edificios que realizó la misma constructora que el de la calle Canigó para comprobar si deben reforzarse.

Desde el consistorio también se ha reclamado la apertura de una línea de ayudas para los vecinos en caso de que deban realizarse obras estructurales en estas fincas

El Ayuntamiento y la Generalitat se han instado a firmar urgentemente un convenio con los Colegios profesionales de Arquitectos y Aparejadores para poder contar con los mejores especialistas e iniciar las inspecciones

El Ayuntamiento de Badalona ha pedido oficialmente a la Generalitat de Catalunya que, en virtud de sus competencias, se encargue de realizar una inspección de las fincas del área de influencia de las calle del Canigó, donde la pasada semana se va derrumbar un edificio causando tres víctimas mortales. La petición implica la revisión de los edificios que forman la manzana de las calles del Canigó, Ausiàs Marc y Llefià y que en total suman 420 viviendas. Esta demanda se ha realizado en la primera reunión del grupo de trabajo de emergencia creado entre el Ayuntamiento de Badalona y la Generalitat para evaluar la situación de los inmuebles de la zona cercana a la calle del Canigó.

Para dar respuesta a la petición, el Ayuntamiento de Badalona y la Generalitat se han instado a firmar en los próximos días un convenio en el que también tengan presencia los colegios profesionales de Arquitectos y de Aparejadores con el objetivo de poder contar con los perfiles más especializados tanto para las inspecciones como para las posibles actuaciones posteriores, en caso necesario. Este convenio permitirá comprobar con la máxima celeridad posible que los edificios se encuentren en buenas condiciones y detectar, si es necesario, qué actuaciones deben realizarse en los bloques para asegurar su estructura.

En este sentido, el Ayuntamiento de Badalona ha pedido también a la Generalitat que abra una línea de ayudas para los vecinos si deben realizarse obras estructurales en estas fincas. Las ayudas también deberían cubrir las actuaciones que ya se ha confirmado que deben llevar a cabo los propietarios de las viviendas de la calle Canigó 7, que fue desalojado este miércoles por motivos de seguridad.

En el encuentro del grupo de trabajo de emergencia participaron el tercer teniente de alcalde y concejal del Ámbito de Territorio y Sostenibilidad, Daniel Gracia; la cuarta teniente de alcaldía y concejala del Ámbito de Comunicación, Fondo Europeos y Protección a las Personas, Rosa del Amo; la concejala delegada del Área de Servicios Sociales y Entidades Regionales, María Carmen Expósito; el delegado del Gobierno de la Generalidad en Barcelona, Joan Borràs; y dos responsables de la Agencia de la Vivienda de Cataluña.

Daniel Gracia, ha explicado que “es indispensable inspeccionar las calles del Canigó, Llefià y Ausiàs March para dar certezas y tranquilidad a los vecinos que viven en las 420 viviendas que hizo la misma constructora que los pisos que sufrieron el derrumbe semana pasada”. Gracia ha destacado que "es evidente que el ITE se ha mostrado inoperante". "Por tanto, debemos dar un paso más allá en el tipo de inspecciones y contar con los mejores profesionales para garantizar la estabilidad de los edificios", ha añadido el teniente de alcaldía.

Daniel Gracia ha señalado que el Ayuntamiento tiene la urgencia de avanzar lo más rápido posible, debido a que ya son 40 los vecinos que no pueden volver a sus viviendas. El calendario del Ayuntamiento de Badalona se centra primeramente en la próxima semana, cuando se espera poder terminar este convenio entre el Ayuntamiento, la Generalitat y los colegios profesionales de Arquitectos y Aparejadores. Además, el próximo lunes se celebrará una reunión informativa con los propietarios de las 420 viviendas del mismo constructor que hay en las calles Canigó, Llefià y Ausiàs March.

Gracia ha señalado la buena predisposición de la Generalitat y ha añadido que “ahora falta que esta sensibilidad se plasme en el convenio, en las inspecciones y en las ayudas para las hipotéticas obras de refuerzo que deban realizarse, que en el caso del número 7 ya se han confirmado”.